En este mes de septiembre –considerado el mes de la primavera y la juventud– hacemos Memoria en este homenaje a lxs más de cien adolescentes detenidxs-desaparecidxs de y en Tucumán (lista en constante construcción).

(En los años 70, la adolescencia se consideraba entre los 14 y 21 años)

Uno de los aspectos más dramáticos es que estos adolescentes que, en su mayoría convivían con sus padres; tenían inquietudes intelectuales, artísticas, políticas, sociales. Sufrieron un destino brutal, llevados hacia la ausencia indefinida por la represión política y de cualquier forma de disidencia ideológica. Eran estudiantes, obreros del surco, trabajadores, poetas; que hacían ejercicio de su ciudadanía, luchaban por facilitar el acceso a los derechos de todas y todos.

Lo que esta historia revela es la cara feroz de la violencia represiva frente a la extrema vulnerabilidad de las víctimas. Daño radical producido a la sociedad toda, con efectos sobre las generaciones futuras. Hoy, debemos decir Nunca Más, pero nunca más al no te metas ante la impunidad y exterminio actual.

En este homenaje hacemos nuestras las palabras de Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”.

En esos años, de repente se detuvieron el baile y los cantos, pero… la primavera es inexorable.

Equipo del Área Memoria y Reparación

Secretaría de Estado de Derechos Humanos de Tucumán